Alimentación y Nutrición Blog Enervitaleros Enfermedades Positivismo Social Media

Carta de una Enervitalera – Karmele

cartadeunaeenrvitalera_ PLANENERVITALIA_clinicadieteticasansebastian_donostia

Carta de una Enervitalera – Karmele

Llevaba ya dos o tres años muy “tocada” por varias circunstancias de la vida; una pérdida amorosa tras 5 años de relación, una pérdida de trabajo tras estar 10 años en la misma empresa, una gran y enorme pérdida familiar, un infarto a la ama (del que afortunadamente se recuperó), una pérdida de amigas con quienes salía desde hace más de 20 años y creía iban a ser amigas tooooda la vida… y en resumen, se me derrumbó el mundo encima.

Comencé a comer todo tipo de fast food los fines de semana y también bollería industrial. Hoy día, de vez en cuando también me tira. Por tanto comencé a ganar peso y más peso. Llevo más de 20 años con sobrepeso, desde que dejé el fútbol, pero la verdad es que nunca había tenido ningún problema de salud hasta hace casi dos años. Me hicieron unos análisis y me salieron varias cosas alteradas. No sabía qué hacer. A parte del sobrepeso y algunos valores analíticos alterados también se me caía bastante el pelo y de vez en cuando solía tener problemas digestivos. También debido al aumento del peso tenía problemas a diario cuando subía y bajaba de un autobús o al subir y bajar escaleras; ya que me dolían mucho las rodillas.

Una amiga, la cual conozco desde hace poco, me comentó que ella conocía a una profesional excelente, la cual tenía la consulta relativamente cerca de su trabajo y me dio su tarjeta. Su nombre es Izaskun Santos, Médico General y especializada en Dietética y Nutrición. LLeva varios años con el Proyecto ENERVITALIA en Donostia – San SebastiánHe de decir que estuve casi un año hasta que vi que la ropa ya no me entraba y no estaba dispuesta a gastar ni un euro más con toda la cantidad de ropa que había en mi armario. 

Así fue como llamé a Enervitalia, (nerviosa, pero convencida) de que no podía continuar así. Comencé hace algo más de un año en Enervitalia y sinceramente tengo que confesar que mi vida ha cambiado en muchos aspectos.

Cierto es que al principio cuando empecé con la dieta estaba confundida con el tema de cómo gestionar mi alimentación; fue un choque para mí porque yo jamás hasta entonces había establecido un plan de comidas a lo largo del día. Comía como si no hubiera un mañana, es decir, grandes cantidades y más que masticar creo que muchas veces tragaba la comida. No miraba lo que compraba.

La verdad es que cuando iba al supermercado parecía un extraterrestre recién llegado de Marte. Sí, confieso que mi dieta no variaba mucho. Los fines de semana abusaba de la comida basura y de mis hamburguesas, salchichas, pizzas y algún dulce que otro o de la bollería industrial . Es cierto que entre semana solía comer en casa de los aitas y allí si comía mejor, sobretodo verduras que no entraban apenas en mi alimentación.

Pero digo que me sentía como un extraterrestre en el supermercado porque en el plan tenía que comer una serie de alimentos que yo jamás había visto ni oído. Así pues, recuerdo la primera vez que fui a comprar rúcula. Esa hierba verde que tiene rabos, y yo me decía a mi misma: “De verdad voy a pagar por estas hierbas? Y además me las tengo que comer”. También me ocurrió algo parecido con los canónigos. Pero aparte de estar tan sorprendido por la nueva dieta saludable, también disfrutaba de nuevos alimentos que fueron poco a poco entrando en mi vida. Me acuerdo cuánto me gustaron las frambuesas y los arándanos. Siiii, había comido ambas frutas, pero siempre en postres como tartas y así. Nunca había comido sólo arándanos o sólo frambuesas.

Y así poco a poco empezaron a entrar nuevas palabras en mi vida (apio, cabracho, calabacín, berenjena…) Ojo!! El calabacín y la berenjena los conocía aunque no los había probado en 45 años. Y probando y probando una de las cosas que más me han gustado ha sido el aguacate, me he enganchado de tal forma que se podría decir que me he convertido en una aguacate-adicta. Pero no todo era comprar y probar cosas nuevas. Había que cocinarlas…

En casa la ama siempre ha sido una gran cocinera y según cuentan la amona también. No era mi caso. La verdad es que para hacer unas salchichas o unas hamburguesas no hay que ser “Argiñano”. He de decir que he tenido una gran ayuda por parte de Izaskun, que no sólo me ha descubierto alimentos nuevos, sino que más de una vez me ha explicado cómo cocinarlos con paciencia (nuevas formas de cocinar, más saludables, equilibradas y sobre todo fáciles). Y así han pasado los meses, más de un año ya.

También he experimentado transformaciones en mi cuerpo. Ahora se me cae bastante menos pelo, tengo la piel más brillante, tengo unas digestiones estupendas, y es curioso, pero el día o mejor dicho los días que cometo estragos, si, no soy perfecta, esos días no me encuentro tan bien.

Lo que más me ha costado y hoy día sigue costándome es ver a mis amigas tomándose un aperitivo con un vermouth y yo no poder comer y beber lo mismo que ellas o verlas tomarse un buen Riesling y yo beberme mi aguita. También me has costado mucho coger una rutina diaria y empezar a caminar. He sido hiper perezosa desde que no juego al futbol. He tenido varias lesiones a lo largo de este año y pico primero en un pié y luego en el otro y ha habido temporadas que no me he podido ejercitar mucho. Es curioso, nunca imaginé que me pasara esto, pero, esas temporadas he echado mucho de menos el no ir a caminar y no sólo porque no me ayude a bajar de peso, sino porque me he dado cuenta de que mi cuerpo no está igual de bien cuando no camino a diario.

A parte de esto, me daba muchísima vergüenza el levantarme en público y tener que pasar por ejemplo por un pasillo o por una habitación llena de gente. Y no me refiero en el trabajo sino por ejemplo en un restaurante. Si estaba repleto, me daba corte levantarme y tener que pasar entre las mesas yo con todo mi volumen y había veces, no siempre, que me aguantaba hasta que empezaba a vaciarse el local. Sí, así de fuerte!!!

Lo cierto es que estoy contenta y me siento mejor! Ya no me da ningún corte tener que levantarme en un restaurante o tener que pasar hasta el fondo del bar para ir al baño. Me siento bien conmigo misma, estoy y vivo de manera más positiva y tengo una mayor confianza.

Otra cosa que he conseguido es ponerme vaqueros . Antes me los ponía, pero con el tiempo empezaron a quedarme cada vez peor y los metí en el armario y allí han estado hasta hace poco. Es cierto que no me quedan aún del todo bien como me gustaría, pero todo llegará. A pesar de que estoy bajando de peso más lentamente de lo que yo quisiera, voy lográndolo poco a poco. Es verdad que lo he intentado varias veces en los últimos 15 años de mi vida, pero nunca he tenido resultados muy satisfactorios. Siempre lograba bajar unos cinco kilos o así y la verdad es que los recuperaba bastante rápidamente. Tengo que continuar por mi salud, sí , los análisis van mejor, pero he de seguir adelante con mi plan enervitalero.

Es cierto que aún no me he marcado un objetivo final en mi PLAN ENERVITALIA. Creo que todavía está lejos y pero es mejor ir pasito a pasito…Tal vez otro próximo objetivo podría ser ponerme la ropa que aún no me entra. Hay gran parte del armario que ya me puedo vestir y me queda fenomenal e incluso algunas prendas demasiado flojas.De hecho, esta primavera – verano he renovado vestuario sin gastarme un céntimo. Y no lo voy a negar, me ha hecho muchísima ilusión. Pero ayyy!! Cuando abro la otra parte del armario y veo cosas y me las pruebo y me quedan estrechas , me digo a mi misma que si!! Qué volveré a lucirlas como antes , con la ilusión que me hace…. Vamos, he de ir a por ello!!!!!!

Muchas gracias Izaskun por todo tu apoyo!

Karmele

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply