Blog Relajación Salud

Vibrar para ser felices

“Los bailarines clásicos se mueven sobre la punta de los pies porque están al mismo tiempo tocando la tierra y alcanzando los cielos…”

Aunque parezca  difícil de entender, aquí la presente, todavía está leyendo revistas atrasadas de fin de año. Acabo de leer un artículo que me ha recordado mi intención de escribir sobre el baile y sus beneficios para la salud, porque hay personas que disfrutan en un gimnasio, sin embargo otras,  pueden hacer ejercicio de formas variopintas, entre ellas, ¡bailando!

Y es así que… me he quedado enganchada con la frase que cita el gran Coelho porque así lo siento cada vez que disfruto de un ballet, bien sea clásico o contemporáneo.

bailar_enervitalia2

Ahora bien, podemos bailar en silencio, ejercicio que también os recomiendo sobretodo si el estrés visita vuestras vidas, pero una parte importante del baile es que en general va acompañado de la música, de manera que conseguimos una maravillosa receta para alimentar nuestro bienestar, por contemplar tanto la parte corporal como mental y espiritual de nuestro ser.

Cómo iba ser de otra manera mi recomendación! Ya sabéis que en enervitalia os aportamos recetas de todo tipo… además de las que a alimentación saludable propiamente dicha se refieren. En cierta ocasión acudí a un curso en el que nos hablaron de  la importancia de”vibrar”, vibrar como lo hace un diapasón, como vibra un violonchelo en un concierto, acompasado y en armonía con sus semejantes. De esto puede darme lecciones mi amiga Inma, de la Orquesta Sinfónica de Euskadi, quien con su violín hace bailar a nuestras emociones en cada concierto. Algún día le pediré que nos hable de ello.

Pocas veces pensamos lo insignificantes que somos salvo si nos contemplamos como una parte más del universo. Es cierto que cada uno de nosotros, somos seres únicos y de gran valor, pero deberíamos trasladar nuestra mirada con mayor frecuencia hacia el exterior de nosotros. Para alcanzar la armonía debemos vibrar, transmitir hacia fuera y fundirnos con las vibraciones de los demás, con su música, con su ritmo. Fijaos sino en la reacción de un bebé cuando le imitamos o cuando le abrazamos contra nuestro pecho cantándole una nana… haciéndole sentir nuestra vibración.

A veces necesitamos bailar a ritmo de rock&roll, otras a ritmo de vals…la cuestión es que nada chirríe, que armonicemos con nuestro entorno. Y me refiero al entorno en su globalidad, tanto con la naturaleza y el medio ambiente, como con las personas que nos rodean.

La cuestión es “vibrar”, vibrar hacia afuera versus obsesionarnos con atraer hacia nosotros con la fuerza de un imán todo lo que deseamos. Precisamente, en ese afán por acaparar tanto cosas materiales (dinero, lujo, etc) como atención, agradecimiento, amor, cuando no adulación de los demás, es cuando invertimos el sentido de la energía y las fuerzas que nos hacen felices.

En fin, vibrando vibrando, os contaré  los beneficios del baile otro día, jajaja, es  adónde me han llevado mis vibraciones de esta maravillosa mañana del sábado. Y es un claro ejemplo de cómo la vibración nos puede llevar de aquí para allá fundidos en una armonía placentera que sólo nos aporta beneficios.

Abrazote enervitalero!

Doctora Izaskun.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply