Alimentación y Nutrición Blog Enervitaleros Enervitalia Positivismo

102 años y tocando el piano ¿Será su alimentación?

MaLuisa_CentenariaEnervitalia_ConsultaDietetica

102 años y tocando el piano ¿Será su alimentación?

Como lo oyes! Mª Luisa es una mujer que acaba de cumplir 102 magníficos años! Mírala tocando el piano sin respaldo como lo hace a diario…102 años y tocando el piano ¿Será su alimentación?

 

Primero, conocí a Mª Luisa en mi adolescencia cuando me enamoré de quién hoy es mi marido. Es una de sus tías. Íbamos a visitar a su abuela y madre de Mª Luisa que murió con 104 años y una cabeza tan lúcida como la de su hija. Ya entonces… esta mujer que aún conserva su belleza, con sus ojos claros y su pelo cano, me pronosticó una mala vejez si no me aficionaba a jugar a los naipes…

Lo cierto es que Mª Luisa es y ha sido disciplinada en sus hábitos de vida. Y en todos los aspectos relacionados con la salud y el bienestar. Ella lo suele atribuir a los largos y serenos paseos que daba con su padre y lo que él le transmitió en esos momentos de vida tranquila o, quizás no tan tranquila, ya que ella es una superviviente de la guerra civil española.

Con motivo de su 102 cumpleaños he ido a visitarla y he querido entrevistarla como “enervitalera de honor” de mi larga lista de personas a las que poco a poco voy entrevistando porque pienso que tienen algo interesante que contarnos. Nunca deja de sorprenderme! He descubierto que comenzó su día como todos, desayunando y seguidamente tocando el piano. Ella es tan metódica y valora tanto la belleza de esta vida, que me dice toca el piano antes de colocarse los audífonos, porque éstos le distorsionan el maravilloso sonido del instrumento.

A media mañana toma su “hamaiketako” (tentempié de las 11h) con aceitunas, frutos secos, pan y un poco de pavo. Sale a la calle por la mañana y por la tarde. Hace años… dejaba encargos por hacer para obligarse a salir por la tarde y no ceder a la pereza de un cuerpo que por edad iba pidiendo sedentarismo. Tampoco te permitía que le recogieras del suelo algo que se le hubiera caído, si ella podía alcanzarlo.

Hace poco días en uno de sus paseos, le fallaron las piernas y, desde entonces, le sacan a pasear en silla de ruedas, pero lejos de desanimarse, lo acepta, como va aceptando todo lo que la vida le ofrece y, por contra, ve en ello la oportunidad de volver a disfrutar de “txokos” y paisajes de Donosti que, por la limitación de su movilidad, ya no veía desde que dejó de dar la vuelta al paseo nuevo a sus 92 años. Cuando sintió que las piernas no le daban seguridad se compró un andador con el que ha salido a la calle hasta hace menos de un mes.

Recuerda que dejó de ir nadando al gabarrón de la playa de Ondarreta con 85 años. Sin embargo en lo que se refiere a su salud cognitiva, su cerebro nos confirma que si hacemos trabajar a nuestras neuronas la neuro-plasticidad de las mismas es una realidad y nos pueden asegurar una vejez exitosa y satisfactoria. Tal es así que después de cumplir 95 años tradujo cuatro libros del francés al castellano… Actualmente sigue jugando a cartas y disfruta con ello de lo lindo!


Como podéis comprobar, la historia de Mª Luisa es la de una mujer que desde joven decidió entrenarse en todos los aspectos de la vida y la salud para asegurarse una buena vejez y… lo ha conseguido!.


Cuando le pregunto por sus hábitos de alimentación, antes que nada advierte que hace años que no come nada de carne roja salvo en contadas ocasiones y que su dieta consiste básicamente en verduras y frutas, legumbres y pescado. El pan es el alimento del que no prescindiría jamás, lo come de trigo en moderada cantidad y dice que le enseñaron a comer de todo, motivo por el que dubita ante mi pregunta de cuál es su plato o menú preferido. Entre las bebidas, prefiere el agua antes que ninguna otra.

Ella entiende que la alimentación es muy importante pero añade que también otros hábitos de vida saludable como el ejercicio físico y mental, y toda su manera de vivir, en referencia a aspectos emocionales, culturales y sociales…

Además, le pregunto si le gusta cocinar, porque he de contaros que doy fe de la delicia de flan y repostería en general que realizaba hasta hace poco tiempo así como  de algún que otro guiso o asado, como la carne de cerdo a la mostaza que degusté la última vez que comí en su casa. Me lo había contado en alguna ocasión y ya no recordaba que aprendió a cocinar en el afamado restaurante “Casa Nicolasa” de Donosti por la amistad que les unía a sus padres y Nicolasa… Claro, así cualquiera, verdad?.

Le hace feliz estar rodeada de toda su familia, tocar el piano y leer. Ya no escribe porque no tiene motivo para hacerlo. Reconoce no dormir toda la noche seguida pero ni toma pastilla ni le inquieta…

Un año más hemos podido compartir con Mª Luisa gracias a su lucidez momentos entrañables de una larga y exitosa vida y vejez…

Aunque su genética también tenga algo que ver, no nos engañemos… una vida saludable es la llave!!!

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.